Aceite de palma y ácido palmítico en la alimentación infantil

Os transcribimos, para vuestra tranquilidad, directamente este comunicado sobre el aceite de palma en las leches infantiles que comercializamos


 

 

COMUNICADO CONJUNTO DEL COMITÉ DE NUTRICIÓN DE LA AEP Y LA SOCIEDAD ESPAÑOLA DE GASTROENTEROLOGÍA, HEPATOLOGÍA Y NUTRICIÓN PEDIÁTRICA 

 

Madrid, 17 de abril de 2017 

 

Aceite de palma y ácido palmítico en la alimentación infantil 

 

¿Qué es el aceite de palma? 

 

El  aceite de palma es un  aceite   vegetal  rico  en  grasas   saturadas, 

 

fundamentalmente ácido palmítico, que se emplea frecuentemente en alimentación. 

 

Es un aceite que no procede de cultivos transgénicos y que, en su forma refinada, no 

 

aporta sabor, es muy estable y no se enrancia ni oxida fácilmente. Mantiene bien sus 

propiedades organolépticas cuando se eleva la temperatura, por lo que se utiliza en 

 

alimentos que se cocinan o preparan a altas temperaturas. Estos hechos, junto con su 

 

rendimiento (produce diez veces más aceite por unidad de área que otras cosechas de 

 

semillas oleosas) y su precio, han hecho que sea el aceite vegetal más usado en el 

 

mundo (constituye aproximadamente el 30% de la producción mundial de grasas y 

 

aceites).  

 

 

 

¿Cuál es la recomendación sobre el consumo de grasas saturadas? 

 

 

 

Existe una recomendación expresa de limitar el consumo de grasas saturadas 

 

por sus potenciales efectos perjudiciales para la salud, en especial en relación con la 

 

enfermedad cardiovascular y la obesidad. Sin embargo, fuera de una recomendación 

 

general de limitar el consumo de grasas saturadas –sean de origen vegetal, como es el 

 

caso que nos ocupa, o de origen animal–, no existen datos específicos concluyentes 

 

sobre el consumo de aceite de palma o del ácido palmítico y variables de salud, sobre 

 

todo cuando se estudia en el contexto de una dieta equilibrada. 

 

Las  recomendaciones  de  consumo  de  grasas  para  la  población  –referida 

 

siempre a mayores de 2 años– es que el consumo total sea inferior al 30% del aporte 

 

calórico total, de las cuales las grasas saturadas deben constituir menos del 10% (por 

 

ejemplo, para una dieta de 2000 kcal, esta cantidad se traduce en un máximo de 20-22 

 

gramos de grasas saturadas al día). 

 

 

Entonces, ¿por qué se ha levantado la reciente preocupación por el aceite de palma? 

 

La alerta reciente de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) 

 

hacía una referencia específica no tanto a las características nutricionales del aceite de 

 

palma, sino a los contaminantes generados en el proceso de refinamiento (3-MPD, 

 

glicidol y sus ésteres), revisando los límites máximos que se generan en el mismo, 

 

como puede verse con detalle  en la información facilitada por la Agencia Española de 

 

Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN) del Ministerio de Sanidad, 

 

Servicios Sociales e Igualdad. 

 

 

 

¿Podemos identificar fácilmente la presencia de aceite de palma en el etiquetado? 

 

 

 

Desde  la  modificación  europea  sobre  el  etiquetado  (Reglamento  UE  nº 

 

1169/2011,  de  aplicación  desde  diciembre  de  2014),  en  la  descripción  de  los 

 

componentes  debe  constar  su  procedencia.  Es  decir,  que  cuando  figure  “aceites 

 

vegetales” o “grasas vegetales”, debe indicar el origen específico del vegetal. No es 

 

que previamente a esa fecha no se utilizaran en la producción de alimentos, sino que 

 

no era obligatoria su declaración específica. 

 

 

¿Qué es la reformulación o mejora de los alimentos? 

 

 

Como se señala en el comunicado de la AECOSAN del 7 de abril de 2017, se está 

 

trabajando en la reformulación o mejora de la composición de los alimentos, dentro 

 

del Plan Nacional y en consonancia con las directrices europeas, y que contempla, 

 

entre otras medidas, el empleo de aceites con un perfil nutricional más saludable. Sin 

 

embargo, es necesario demostrar que las alternativas que se propongan sean seguras 

 

para  la  salud,  y  factibles  desde  el  punto  de  vista  de  garantizar  las  características 

 

organolépticas de los alimentos, hasta la fecha no conseguido. Antes de modificar 

 

políticas de salud pública es necesario disponer de datos robustos sobre los efectos 

 

para la salud y las consecuencias socioeconómicas de esos cambios. 

 

EL CASO DE LA ALIMENTACIÓN DE LACTANTES Y NIÑOS PEQUEÑOS 

 

Papel de las grasas en la alimentación del lactante y niño pequeño 

 

Las necesidades de energía del lactante y del niño pequeño son elevadas. La 

 

grasa  constituye  aproximadamente  el  50%  del  contenido  energético  de  la  leche 

 

materna y de las fórmulas infantiles. Esta grasa está en forma de triglicéridos, en los 

 

cuales los ácidos grasos saturados y no saturados se unen a una molécula de glicerol. 

 

No está indicada la restricción del consumo de grasas en estas edades, y el empleo de 

 

dietas pobres en grasas se asocia efectos negativos sobre el crecimiento y el desarrollo 

 

a largo plazo.   

 

El ácido palmítico es el ácido graso más abundante en el organismo y tiene 

 

distintas funciones además de la producción de energía, entre otras la capacidad de 

 

unirse  a  determinadas  proteínas  necesarias  para  algunas  funciones  del  sistema 

 

nervioso,  para  la  formación  del  surfactante  pulmonar  o  para  garantizar  la  unión 

 

celular.  

 

 

Grasas en la leche materna 

 

La leche materna es el alimento ideal en el lactante y el modelo sobre el que se 

 

elaboran y desarrollan los sustitutos de la leche materna. De todos los ácidos grasos 

 

saturados de la leche materna, el ácido palmítico es el más abundante; constituye 

 

entre el 20 y el 25% de los ácidos grasos de la leche, de los que una parte importante 

 

está colocada en la posición 2 del triglicérido (conocida también como beta). En esa 

 

posición se favorece la absorción del ácido palmítico.  

 

Grasas en las fórmulas infantiles 

 

Las fórmulas infantiles, sustitutos de la leche materna cuando no se dispone de 

 

ésta, tienen un contenido en ácido palmítico en cantidades similares a las de la leche 

 

materna, aunque en su mayor parte en la posición 1 y 3 del triglicérido. En los últimos 

 

años,  la  mayoría  de  las  fórmulas  infantiles  han  aumentado  el  contenido  en  β- 

 

palmitato,  para  acercarse  a  los  valores  presentes  en  la  leche  humana.  Con  esta 

 

disposición se favorece la absorción de ácidos grasos, pero también de calcio y se 

 

favorece  el  desarrollo  de  una  microflora  rica  en  bifidobacterias.  También  se  ha 

 

demostrado en un modelo animal el efecto anti-inflamatorio del β-palmitato sobre la 

 

mucosa intestinal. 

 

 

¿Qué dice la legislación española y europea sobre el contenido graso de las fórmulas infantiles? 

 

Además de señalar los límites en el contenido total de grasas sólo señala lo 

 

siguiente: 

 

“Queda prohibida la utilización de las siguientes sustancias: aceite de sésamo y aceite 

 

de algodón. El contenido en ácidos grasos trans no será superior al 3% del contenido 

 

total  de  materia  grasa.  El  contenido  en  ácido  erúcico  no  será  superior  al  1%  del 

 

contenido total en materia grasa”. No hay ninguna referencia expresa al contenido en 

 

ácido palmítico. 

 

Todas  las  fórmulas  infantiles  disponibles  en  el  mercado  español  cumplen 

 

rigurosamente la legislación. Lo mismo ocurre con los demás productos destinados a 

 

lactantes y niños pequeños (cereales de alimentación infantil y   productos 

homogeneizados, conocidos como tarritos). 

 

 

ALIMENTACIÓN DE ESCOLARES Y ADOLESCENTES 

 

 

 

Para este grupo de edad sirvan las consideraciones hechas para la población 

 

general y que pueden encontrase detalladas en, entre otras, la actualización  reciente 

 

de las Guías alimentarias para la población española. Recogen los siguientes aspectos: 

 

subrayan como consideraciones básicas practicar actividad física, equilibrio emocional, 

 

balance energético para mantener  el  peso  corporal adecuado,  procedimientos 

 

culinarios saludables e ingesta adecuada de agua. Las recomendaciones promueven 

 

una  alimentación  equilibrada,  variada  y  moderada  que  incluye  cereales  de  grano 

 

entero,  frutas,  verduras,  legumbres,  cantidades  variables  de  lácteos  y  alterna  el 

 

consumo de pescados, huevos y carnes magras, junto con el uso preferente de aceite 

 

de  oliva  virgen  extra  como  grasa  culinaria.  Refuerzan  el  interés  por  una  dieta 

 

saludable,  solidaria,  sostenible,  con  productos  de  temporada,  de  cercanía,  eje  de 

 

convivialidad, dedicando el tiempo suficiente y animan a valorar la información del 

 

etiquetado nutricional. 

 

 

En resumen: 

 

 

1.   El consumo de grasas concierne de forma diferente a los niños menores de 2 

 

años y a los mayores de esta edad y adultos. 

 

2.   En menores de 2 años, el consumo de ácido palmítico es importante, pues su 

 

contenido en el organismo es elevado y tiene funciones específicas. Por ese 

 

motivo está presente en las fórmulas infantiles y en otros alimentos infantiles. 

 

Es un ingrediente imprescindible. El aceite de palma es una fuente importante 

 

de ácido palmítico. 

 

3.   En niños mayores y en adultos se recomienda controlar la cantidad y calidad de 

 

la grasa consumida. El aceite de palma está contenido en muchos productos 

 

manufacturados de consumo habitual por sus características organolépticas. Se 

 

recomendación de consumo se encuadra dentro del total de grasas saturadas 

 

(sean de origen animal o vegetal), teniendo en cuenta sus potenciales efectos 

 

negativos sobre la salud cardiovascular. La alerta de la EFSA está relacionada 

 

con los contaminantes que pueden producirse durante su manipulación y no 

 

específicamente sobre sus aspectos nutricionales. 

 

 

NOTA:  Esta  nota  hace  referencia  exclusivamente  a  los  aspectos  nutricionales  y 

 

relacionados con la salud infantil. Tanto la AEP como la SEGHNP aconsejan el consumo 

 

de productos respetuosos con el medio ambiente y recomiendan las prácticas que 

 

favorezcan la sostenibilidad. 

 

6  

 

 

 

Referencias 

 

 

Mancini  A,  Imperlini  E,  NIgro  E,  Montagnese  C,  Daniele  A,  Orù  S,  Buono  P.  Biological  

 

and  nutritional  properties  of  palm  oil  and  palmitic  acid:  effect  on  health.  Molecules  

 

2015;  20:  17339-17361.  

 

2.  http://www.aecosan.mssi.gob.es/AECISAN/web/seguridad_alimentaria/subdetalle/3_  

 

MCPD.htm. 

 

3.  

Fattore  E,  Bosetti  C,  Brighenti  F,  Agostoni  C,  Fatore  G.  Palmoil  and  blood  lipid-related  

 

markers  of  cardiovascular  disease:  a  systematic  review  and  meta-analysis  of  dietary  

 

intervention  trials.  Am  J  Clin  Nutr  2014;  99:  1331-50.  

 

4.  EFSA.  Risk  for  human  health related  to  the  presence of  3-  and  2-  

 

monochloropropanediol   (MCPD),   and   their   fatty   acid   esters,   and   glyciyl   fatty   acid  

 

esters  in  food.  EFSA  Panel  on  Contaminants  in  the  Food  Chain  (CONTAM).  EFSA  Journal  

 

2016;  14  (5):  4426.  www.efsa.europes.eu/efsajournal. 

 

5.  

Fattore  E,  Fanelli  R.  Palm  oil  and  palmitic  acid:  a  review  on  cardiovascular  effects  and  

 

carcinogenicity.  Int  J  Food  Sci  Nutr  2013;  64:  648-59.  

 

6.  

Innis  SM.  Palmitic  acid  in  early  human  development.  Crit  Rev  Food  Sci  Nutr  2016;  56:  

 

1952-9.  

 

7.  

Guías   alimentarias   para   la   población   española   (SENC,   diciembre   2016):   la   nueva  

 

pirámide  de  la  alimentación  saludable. Nutr  Hosp  2016;  33(Supl.  8):1-48  ISSN  0212-  

 

1611  –  CODEN  NUHOEQ  S.V.R.  318  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *