PREVENCIÓN DEL RIESGO CARDIOVASCULAR

En un 80% los accidentes cardiovasculares podrían ser evitados mediante la generalización de una dieta sana, de actividad física regular, el abandono del consumo de tabaco y la modificación de algunos otros hábitos, así como controlando los factores de riesgo de enfermedad cardiovascular e infarto como Hipertensión, niveles elevados de colesterol, triglicéridos y glucosa en sangre.

Hay factores que favorecen la aparición de enfermedades cardiovasculares, estos son los Factores de Riesgo Cardiovascular, que se dividen en dos grupos dependiendo de si NO se pueden modificar (Edad, Sexo, Raza y Antecedentes familiares), o SI se pueden modificar (Hipertensión Arterial Sistémica, Valor de colesterol elevado en sangre, Diabetes y síndrome metabólico, Sobrepeso corporal, Tabaquismo, Sedentarismo o inactividad física, Abuso de alcohol, Ansiedad y estrés). 

Mantener la tensión arterial dentro de valores óptimos (PAS 120/ PAD 80) es un objetivo para cualquier adulto, si desconoces cual tienes es momento de hacer tu primera medida, para lo que tienes que evitar el ejercicio físico previo, reposar 5 minutos antes, evitar cualquier estado de incomodidad (ansiedad, ganas de orinar, apetito, etc.), evitar consumo de cafeína o tabaco en los 15 minutos previos y evitar acudir con ropa gruesa que no se pueda quitar.

Supongo que la palabra colesterol os sonará un poquito ¿verdad?, pues la acumulación del colesterol en las arterias es lo que conocemos como “ateromas”. Los ateromas forman pequeños parches en las arterias, haciéndolas rígidas y estrechando y limitando el paso de sangre; También pueden propiciar la formación de coágulos que obstruyen por completo el flujo de sangre, y cuando esto ocurre, se generan las peores consecuencias: una angina de pecho, infarto al corazón, ictus cerebrales….dependiendo de la localización del ateroma y del coágulo. Por lo que su control a través de hábitos saludables así como con medicación en su caso también es relevante.

El sobrepeso, la inactividad, el consumo de tabaco y alcohol, una dieta inadecuada son consecuencias de no adquirir hábitos saludables de vida y que multiplican por distintos factores el riesgo y la evolución de sufrir accidentes asociados a enfermedad cardiovascular.

Te invitamos a adoptar hábitos saludables con estos consejos:

  • Prueba una vida sin tabaco, si no lo consigues tu farmacéutico y tu médico te pueden ayudar.
  • Mantén tu peso dentro de un IMC entre 19 y 25, adquiriendo hábitos nutricionales y de actividad física adaptados a ti.
  • Sigue una dieta rica en verduras, hortalizas, pescado, aves, nueces y fibra. Evita una dieta con exceso de sal, comidas precocinadas, procesadas, dulces y bebidas azucaradas.
  • Controla el consumo de alcohol, siempre inferior a 30 cl de vino o ½ litro de cerveza. (la mitad en mujeres)
  • Practica actividad física diaria mantenida durante 30 minutos o al menos 3 veces por semana.

La Adherencia a los tratamientos pautados es muy importante para mantener los niveles de Tensión Arterial, Colesterol y Glucemia en valores controlados; toma tu medicación correctamente y ante cualquier duda consúltanos.

Tratar los factores de riesgo que SI se pueden modificar, te permitirá mejorar las expectativas y calidad de tu vida!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *