¿Qué es la costra láctea?


La costra láctea es algo muy normal en los bebés y no es motivo de preocupación. Es la expresión coloquial de la dermatitis seborreica en los lactantes, se caracteriza por la presencia de escamas amarillentas, blanquecinas con aspecto grasoso en el cuero cabelludo.

 

La zona de la piel a la que afecta puede aparecer roja. Suele aparecer durante los primeros meses de vida y desaparecerá antes de que cumpla los 3 añitos.

A pesar de su nombre no tiene que ver con la alimentación, además no es contagiosa ni causa ningún malestar, más bien es un problema estético que os puede angustiar como padres.

La costra láctea remite sin tratamiento, pero siempre evitando rascar las costras o frotar las escamas con las uñas, ya que podría dar lugar a infecciones donde serían necesarios tratamientos más severos. Pero tienes productos en la farmacia que te facilitarán el desprendimiento de las escamitas.

¿Qué productos podemos utilizar para combatir la costra láctea?

Para aliviar los síntomas de la costra láctea, independientemente de los tratamientos que el pediatra pudiera considerar necesarios en algún momento, existen productos específicos, como KELUAL costra láctea, o Be+ emulsion costra láctea que regulan las escamas, suavizan la piel y calman la posible irritación o rojez que ocasiona en el bebé, junto con el uso de un champú neutro y suave diario ayuda a la eliminación de las escamas.

MBP


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *